CARL MITCHAM FILOSOFA DE LA TECNOLOGA PDF

Out of these cookies, the cookies that are categorized as necessary are stored on your browser as they are as essential for the working of basic functionalities of the website. We also use third-party cookies that help us analyze and understand how you use this website. These cookies will be stored in your browser only with your consent. You also have the option to opt-out of these cookies. But opting out of some of these cookies may have an effect on your browsing experience. Privacy Overview This website uses cookies to improve your experience while you navigate through the website.

Author:Dijar Tetaxe
Country:Togo
Language:English (Spanish)
Genre:Travel
Published (Last):25 August 2005
Pages:314
PDF File Size:17.7 Mb
ePub File Size:16.90 Mb
ISBN:660-7-53532-703-2
Downloads:66758
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kam



Qu es la filosofa de la tecnologa?. Barcelona: Anthropos, La pri- mera es una aproximacin histrico-filosfica para identificar el cuestionamiento realizado desde el campo de las humanidades, el verdadero centro de la filosofa de la tecnologa.

La segunda parte complementa la perspec- tiva inicial con un examen ms analtico de este cuestionamiento, estudindolo desde el punto de vista de las principales ramas de la propia filosofa. No obstante, el centro de gravedad de esta segunda parte es la tica. La tercera parte retorna, aunque de forma modificada, la discusin histrico-filosfica. Ahora se centra en la cuestin tica de fondo, la responsabilidad moral respecto a la tecnologa. El objetivo de este volumen es llamar la atencin sobre un campo de reflexin en desarrollo que est contri- buyendo decisivamente a la comprensin del mundo tecnolgico en el cual estamos inmersos.

Las palabras tcnica y tecnologa tienen significados algo distintos, y existen razones para preguntarse si en trminos generales debe hablarse de una filosofa de la tcnica o de una filosofa de la tecnologa. Tcnica puede significar el conjunto de procedimientos puestos en prctica para obtener un resultado determinado. Existe la tcnica de la caza, de la pesca, de la danza, de cocinar, de contar cuentos, etc.

La tecnologa, o el quehacer de la ciencia moderna y la utilizacin de artefactos, presupone las tcnicas como formas primordiales de la accin humana. As como la filosofa de la ciencia moderna debe incluir una epistemologa general como fondo del conocimiento cientfico, la filosofa de la tecnologa es ms general e incluye a la filosofa de la tcnica. Que la filosofa de la tecnologa incluya a la filosofa de la tcnica depender, sin embargo, de las valoraciones filosficas especficas de la relacin entre tcnica y tecnologa y reflejar dichas valoraciones.

A pesar de que el presente texto adopta el trmino filosofa de la tecnologa como el ms amplio, ello no impide reconocer que otros autores no lo hacen siempre as. Cuando reflejamos el pensamiento de tales autores intentamos mantener sus posiciones con su propia terminologa. Sin embargo, lo que podra ser llamado filosofa de la tecnologa de las humanidades -o el intento de la religin, la poesa y la filosofa o sea, las ramas de las humanidades por buscar una perspectiva no tecnolgica o transtecnolgica para dar origen a una inter- pretacin del significado de la tecnologa- puede, sin embargo, pretender la prioridad en el orden de su surgi- miento.

Desde los orgenes de la historia humana, las ideas sobre el significado de las actividades productivas humanas han encontrado expresin en los mitos sagrados, la poesa y el discurso filosfico. Francis Bacon , por razones retricas y filosficas, hizo el intento por volcar la atencin y la energa humanas hacia la tecnologa, con preferencia frente a la poltica y la filosofa, por no mencionar la religin y la poesa.

Podramos decir que fueron las humanidades las que concibieron a la tecnologa y no la tecnologa la que concibi a las humanidades. Aunque este principio -la primaca de las humanidades sobre lo tecnolgico- es la base sobre la que descansa la filosofa de la tecnologa de las humanidades, no es por s mismo evidente e indiscutible, especialmente en una cultura altamente tecnolgica. Para Aristteles fue obvio que el hacer no era un fin en s mismo y que estaba subordinado a varias posibles concepciones del bien, como con los sistemas polticos con los cuales estas con- cepciones estn vinculadas.

A la luz del xito del desafo de Bacon a esta concepcin tradicional y la consecuente aparicin de la sociedad tecnolgica, la filosofa de la tecnologa de las humanidades se puede ver como una serie de intentos por discutir o defender, precisamente, esta idea fundamental de la primaca de lo no-tcnico.

La defensa de las humanidades como ms amplio y vasto que lo tecnolgico constituye el inicio del movi- miento romntico. Jean Jacques Rousseau, por ejemplo, en su Discours sur les sciences et les arts , critica la idea ilustrada de que el progreso cientfico y tecnolgico contribuye automticamente al avance de la sociedad trayendo consigo la unificacin de la riqueza y la virtud. Segn Rousseau, nuestras mentes no slo han sido co- rrompidas en la misma proporcin en que el arte y las ciencias se han desarrollado, sino que adems, las artes y las ciencias deben su nacimiento a nuestros vicios.

Cuando Rousseau habla de vicios, se refiere al egosmo y al temor, aludiendo sin duda a la Fbula de las abejas de Bernard Mandeville, en la que se argumenta que el vicio privado el propio inters ilustrado lleva realmente a la virtud pblica riqueza y poder. Los polticos del mundo antiguo estaban siempre hablando de moral y virtud, observa Rousseau, los nuestros no hablan nada ms que de comercio y dinero. El Romanticismo intenta ratificar la significacin delas actividades que trascienden tales limitaciones; como tal, ste se ve fascinado por la idea de una humanidad fuera de las estructuras de la civilizacin y por la posibilidad de alguna facultad vital de la mente para los primeros romnticos fue la imaginacin de acceder a verdades ms profundas sobre la realidad que las del intelecto ra- cional.

La posterior crtica romntica de la tecnologa moderna como oscurecedora y encubridora, de alguna manera, de los elementos esenciales de la vida es una tradicin rica y variada. En la primera mitad del siglo xx, existencialistas y filsofos cuasi existencialistas como Henri Bergson , Karl Jaspers y Gabriel Marcel , hacen uso de un marco Lebensphilosophie para enfocar los aspectos problemticos de la sociedad tecnolgica.

Incluso, se puede decir que los socilogos desde Marx hasta Marcuse tienen, a pesar de sus aventuradas crticas ultratcnicas a la tecnologa, una afinidad con este enfoque. Sin embargo, para los propsitos presentes y contra los antecedentes indicados, es ms fructfero, quizs, concentrarse en cuatro de los representantes contemporneos de la tradicin romntica, aunque no sean comnmente reconocidos como tales, pero que formulan los argumentos ms slidos en favor de una filosofa de la tecnologa de las humanidades.

Se trata de Lewis Mumford n. Pero contrariamente a Dessauer, bas su vida en las humanidades y ha sido un crtico persistente de la tecnologa en la tradicin norteamericana del romanticismo terrenal, "que se extiende desde Ralph Waldo Emerson hasta John Dewey.

La tradicin es terre- nal por su preocupacin por la ecologa del medio ambiente, la armona de la vida urbana, la preservacin de la tierra virgen y una sensibilidad hacia las realidades orgnicas. Es romntica al insistir en que la naturaleza material no es la explicacin final de la actividad orgnica, al menos en su forma humana.

Las bases de la accin humana son la mente y la aspiracin humana por una autorrealizacin creativa. En , Mumford public un breve artculo donde sostena que la mquina deba ser considerada tanto por sus orgenes psicolgicos como por los prcticos y tan valorada en trminos ticos y estticos como en los tcnicos.

Debido a esta propuesta, fue invitado a dar un curso sobre La Era de la Mquina en la Universidad de Columbia y, a continuacin, hizo una exhaustiva investigacin en museos y bibliotecas tcnicas europeas. El fruto fue Tcnica y civilizacin , cuya bibliografa refleja un profundo conocimiento de las obras de Ure, Zschimmer, Veblen y Dessauer. Aqu, por primera vez, Mumford emplea su concepcin de la naturaleza humana para proporcionar un extenso anlisis del amplio mbito de la civilizacin mecnica y escribir, en tal proceso, una obra clsica en la historia de la tecnologa.

Pero a pesar de su reputacin como historiador, el inters de Mumford no es simplemente histrico. Los pri- meros dos captulos de su libro describen los orgenes psicolgicos o culturales y las causas materiales y eficientes de la tecnologa; slo despus de esto, Mumford se enfrasca en una amplia escaramuza con la historia lineal de la tcnica de mquinas, dividindola en tres fases sobresalientes e interrelacionadas: tcnicas intuitivas que utilizan agua y viento hasta cerca de , tcnicas empricas de hierro y carbn hasta y tcnicas cientficas de electricidad y aleaciones de metales hasta el presente.

En el ltimo tercio de su libro, sin embargo, realiza una evaluacin de las reacciones sociales y culturales contemporneas. Como lo expresa en su propio resumen: Hemos observado las limitaciones de la Europa occidental impuestas sobre ella con el fin de crear la mquina y proyectarla como un cuerpo fuera de la voluntad personal: hemos observado las limitaciones que la mquina ha impuesto a los hombres a travs de los accidentes histricos que acompaaron su desarrollo. Hemos visto surgir la mquina de la negacin de lo orgnico y lo vivo y a su vez hemos sealado la reaccin de lo orgnico y lo vivo sobre la mquina.

Si la mquina es una proyeccin de los rganos humanos, para Mumford slo es su limitacin. Muchos de los voluminosos escritos de Mumford, a partir de entonces, han sido una ampliacin y comentario de esta obra pionera, que culmina tres dcadas y media ms tarde en The Myth of the Machine 2 vol, y En esta reformulacin de su crtica, Mumford sostiene que aunque el ser humano est lgicamente con- centrado en actividades terrenales, no debe ser entendido propiamente como horno faber, sino como homo sa- piens.

No es el hacer sino el pensar, no es el instrumento sino la mente, lo que constituye la base de la humani- dad. Como Mumford dice en ms de un ensayo, la esencia humana no es el hacer, sino el inventar o interpretar. Lo que sabemos del mundo nos viene principalmente a travs de la interpretacin, no de la experiencia directa, y el mismo vehculo de la interpretacin, en s mismo, es un producto de aquello que tiene que ser explicado: ello implica los rganos del hombre y las aptitudes psicolgicas, sus sentimientos y curiosidades y sus medios para transmitir y perfeccionar ese agente nico de la interpretacin que es el lenguaje.

La importancia de esta actividad hermenutica puede ser difcilmente sobre-enfatizada. Si todos los inventos mecnicos de los ltimos cinco mil aos fueran borrados de repente, habra una catastrfica prdida de vida; pero el hombre continuara siendo humano. En cambio, si se eliminara la facultad de interpretar [ Argumentando en contra de lo que l considera una imagen tecnolgico-materialista de la humanidad, Mum- ford sostiene que la tecnologa, en su sentido reducido de fabricacin y uso de instrumentos, no ha sido el agente principal en el desarrollo humano, ni siquiera lo ha sido con respecto a la propia tecnologa.

Segn Mumford, to- dos los logros tcnicos humanos son, ms para utilizar sus propios ingentes recursos orgnicos con miras a sa- tisfacer ms adecuadamente sus demandas y aspiraciones superorgnicas, que para el propsito de incrementar el abastecimiento de alimentos o controlar la naturaleza. La elaboracin de la cultura simblica por medio del lenguaje, por ejemplo, fue incomparablemente ms importante para el ulterior desarrollo humano que el as- tillar de una montaa de hachas de mano.

Para Mumford el hombre es preeminentemente un animal pensante, autodominado y autodiseado. Sobre la base de esta antropologa, Mumford hace una distincin entre dos tipos bsicos de tecnologas: la politcnica y la monotcnica. La poli o biotcnica es la forma primordial de accin; al principio lgica y tam- bin, en cierto sentido, histricamente , la tcnica estuvo ampliamente orientada hacia la vida, no centrada en el trabajo o en el poder. Este es el tipo de tecnologa que est en armona con las polimorfas necesidades y aspiraciones de la vida y funciona de manera democrtica, a fin de realizar una diversidad de potencialidades humanas.

Por el contrario, la tcnica mono o autoritaria se basa en la inteligencia cientfica y la produccin cuantificada, se dirige principalmente hacia la expansin econmica, plenitud material y superioridad militar, en sntesis, hacia el poder. Si bien la tecnologa moderna es un ejemplo primario de monotcnica, esta forma autoritaria no se origin en la Revolucin Industrial.

Sus orgenes se remontan cinco mil aos atrs, al nacimiento de una rgida organizacin social jerrquica que Mumford llama megamquina. Los ejemplos ms comunes de megamquina son los grandes ejrcitos o las cuadrillas de trabajo organizadas, como las que construyeron las pirmides y la Gran Muralla China.

La megamquina trae consigo, a menudo, beneficios materiales extraordinarios, pero a expensas de una limitacin de las actividades y aspiraciones humanas, lo cual es deshumanizante. Un gran ejrcito puede conquistar territorios y extender el poder, pero slo imponiendo entre sus soldados una disciplina que tambin subordina rigurosamente a los fines militares la vida familiar, el juego, la poesa, la msica y el arte.

La consecuencia es el mito de la mquina, o la nocin de que la megatcnica es adems de irresistible, a la larga, beneficiosa. Esto es un mito y no una realidad porque a la megamquina se le puede hacer resistencia y, adems, en ltima instancia, sta puede no ser beneficiosa. El trabajo de Mumford, como un todo, es un intento por desmitologizar la megatcnica e iniciar, por lo tanto, una reorientacin radical de las actitudes mentales para transformar la civilizacin monotcnica. Como indica en uno de sus primeros ensayos, para salvar en s misma a la tcnica, tenemos que establecer lmites en su hasta ahora incompetente expansin.

Un rasgo importante del trabajo de Mumford es, sin embargo, que su crtica negativa de la monotcnica se complementa con estudios positivos de la vida urbana, culminando con su ampliamente aclamada obra The City in History , que gan ese mismo ao el Premio Nacional del Libro. Tcnica y civilizacin es el primero de una serie de cuatro volmenes de la serie renovacin de la vida, el segundo de los cuales argumenta en pro de una tecnologa erigida sobre los patrones de la biologa humana y de una economa biotcnica.

En Arte y tcnica , equidistante, de Tcnica y civilizacin y The Myth of the Machine, Mumford contrasta el arte como comunicacin simblica de la vida interna de la mente con la tcnica como poder de manipulacin de los objetos externos.

Es evidente que Mumford no est abogando por un rechazo simplista de toda tecnologa. Por el contrario, busca hacer una distincin racional entre dos tipos de tecnologas, uno de los cuales est de acuerdo con la naturaleza humana mientras que el otro no. Su objetivo no es descartar el mito prometeico de los seres humanos como animales que usan instrumentos, slo para complementarlo con el de Orfeo como primer maestro y benefactor del hombre.

El animal se hizo humano, no porque hiciera del fuego su sirviente, sino porque hizo posible, por medio de sus smbolos, expresar confraternidad y amor, enriquecer su vida presente con recuerdos vvidos del pasado e impulsos formativos hacia el futuro, ampliar e intensificar aquellos momentos de la vida que tuvieron valor y significacin para l.

La tecnologa ha de ser promovida cuando contribuye a engrandecer lo que Mumford llama este aspecto personal de la existencia, pero no cuando restringe la vida humana por estar centrada en el poder. Lo hace en una serie de cursos universitarios dictados en en Espaa y publicados en en el peridico La Nacin de Buenos Aires, Argentina. Su primera publicacin en forma de libro fue en Ortega plantea, as, el problema de la tecnologa al mismo tiempo que Mumford y en el contexto de una teora de la naturaleza humana que, aunque tiene algunas similitudes con la de Mumford, ha recibido un desarrollo metafsico un tanto mayor.

La importancia que Ortega da a su Meditacin de la tcnica, a la que no se le ha concedido incluso por parte de sus discpulos , la atencin que merece, se evidencia en su mismo ttulo. Dos dcadas antes, en su primer libro Meditacin del Quijote -cuyo ttulo alude a una crtica a Descartes-, Ortega propone una nueva visin de lo que significa ser humano, con la frmula yo soy yo y mis circunstancias. Previo a la publicacin de esta obra inaugural, estuvo dos aos en Alemania, donde entr en contacto con la fenomenologa de Edmund Husserl , Y en su crtica al anlisis de Husserl de la conciencia desarroll una versin de la intencionalidad existencial o vida humana real como la coexistencia del ego y sus circunstancias, la cual llegara a ser ms ampliamente conocida mediante el pensamiento del Heidegger de Ser y tiempo El libro de Ortega, al igual que las meditaciones de Descartes al inicio de la era moderna, propone efectuar una revolucin en la filosofa.

Empero, la meditacin de Ortega no versa sobre la filosofa primera, sino sobre una figura central para quien conozca la historia espaola. Su meditacin no va a ser racionalista, sino existencial, si bien el propio Ortega evita usar el trmino existencialismo, y utiliza el de racio-vitalismo para describir su filosofa.

Meditacin del Quijote -una reflexin racional sobre la vida real-, anuncia, adems, que constituye la primera de una serie de meditaciones. A pesar de ello, muy pocos de sus trabajos llevan dicho ttulo. Uno de los ms importantes es, precisamente, su Meditacin de la tcnica. Segn Ortega, la tcnica est ligada, necesariamente, a lo que significa ser humano. La filosofa de la tecnologa de Ortega descansa en su idea de la vida humana como un fenmeno que supone una relacin con las cir- cunstancias, pero no de forma pasiva, sino como creador activo de esas circunstancias.

El significado de la expre- sin yo soy yo y mis circunstancias no debe ser identificado consigo mismo idealismo , o con sus circunstancias empirismo , sino con ambos y su interaccin. As, dedica la primera parte de sus Meditaciones secciones , al desarrollo de esta tesis metafsica. La naturaleza humana, a diferencia de la de una roca, un rbol o un animal, no es algo dado por la existencia; ella es, al contrario, algo que la persona tiene que crear por s mismo.

La vida de una persona no coincide, por lo menos totalmente, con el perfil de sus necesidades orgnicas, sino que se proyecta ms all.

INTRODUCTION TO AUTONOMOUS MOBILE ROBOTS ROLAND SIEGWART PDF

Que Es La Filosofia de La Tecnologia, Carl Mitcham

.

AVINASH DIXIT OPTIMIZATION IN ECONOMIC THEORY PDF

Mitcham, Carl - Que Es La Filosofia de La Tecnologia

.

AKTA KAUNSELOR 1998 PDF

CARL MITCHAM FILOSOFA DE LA TECNOLOGA PDF

.

Related Articles